- reset +
Acceso de usuario

Login
Ingreso
Home

El gasto detallado en la Provincia de Buenos Aires

Por Juliana Ricaldoni y Hernan Sanchez de la revista La Tecla.-

 

Desde Estados Unidos, Daniel Scioli volvió a hablar del reparto de los recursos y de la necesidad de optimizar el gasto en una provincia con un rojo molesto y constante. Si las cosas fue-ran como debieran, a junio de este año la mayoría de las reparticiones debería haber gastado la mitad de su crédito (presupuesto más partidas especiales). O incluso un po-co menos, si se tiene en cuenta que los aumentos salariales sólo repercutieron en un par de meses del primer semestre y pegarán pleno en los últimos seis meses.

La Tecla accedió a los estados contables de la primera parte del año de cada uno de los ministerios. Del análisis de los números aparecen áreas sobre ejecutadas, lo que se traduce en dificultades para afrontar las obligaciones hasta el 31 de diciembre, con menos de la mitad del crédito disponible. No obstante también hay reparticiones -y son más que las primeras sobreejecutadas.

La posibilidad de reasignar partidas le otorga al gobierno la capacidad de equilibrar cuentas, sacando desde donde sobra para poner donde falta. La práctica parece llevarse adelante también internamente entre los ministerios, incluso sacrificando aquellas políticas mencionadas por el Ejecutivo como prioritarias. Claro está, el pago de sueldos es la prioridad absoluta.

La Unidad Gobernador gastó el 54% de su crédito en el semestre inicial, y el único ítem no sobreejecutado es Bienes de Uso.

En casi todas las áreas la erogación por personal insume la mayor parte del presupuesto. Pero es en la Dirección de Cultura y Educación donde los sueldos demandan el más alto porcentaje de lo disponible (82%). En el primer semestre la cartera consumió el 52% del crédito total, y el 54% de lo destinado a salarios. Con lo disponible no le alcanza, y ya se inició nuevamente una presión salarial, aunque patearían cualquier aumento a 2010.
El ministerio de Justicia utilizó casi el 54% de su crédito total, y el 55% de lo destinado al personal. Tiene subejecutada la partida de Transferencias (aunque es pequeña, sólo se utilizó el 12%).

Seguridad consumió en los primeros seis meses 53% de su capacidad financiera, pero el 56% del gasto fue en personal. Si se re-visa más a fondo, se descubre que el equilibrio podría llegar de la subejecución de otros ítems. Por caso, se gastó menos de la mitad en Bienes de Consumo, Servicios no Personales, Bienes de Uso y Transferencias.

En tanto, algunos programas específicos han devengado mucho menos de la mitad en el primer semestre, dejando un saldo más que favorable para la segunda parte del año. En Planificación y Operación de la Seguridad, de 68 millones disponibles sólo se usaron 20. También sobra en Investigaciones e Inteligencia Criminal, Sistema de Atención de Emergencias y Comunicaciones, y el gasto de la Policía Buenos Aires 2.

Los programas con más sobrante son Política para la Prevención del Delito (0,33%), Evaluación de la Información para la Prevención del Delito (27%) y Obras para la Seguridad Pública -reparación de comisarías- (13%), mientras que al mes de mayo
-según consta en la página oficial de la Contaduría General- el plan de Seguridad Ciudadana e Inclusión, con un crédito de 285.000 pesos, no había sido tocado. Como contrapartida, Servicios Aéreos casi consumió toda su disposición entre enero
y junio. Sin duda, uno de los puntos que más llama la atención es el de Equipos de Seguridad, donde en la primera parte del año sólo se gastó el 12%. La compra de armamentos parece haber sido demasiado baja. La explicación oficial es que las grandes remesas llegarían en la segunda parte del año.

Asuntos Agrarios también sobreejecutó, con un gasto superior al 58%, arrastrado por los problemas del sector agrario, que más allá de las cuestiones políticas y la pelea con la Nación, demandó subsidios para zonas afectadas por sequía o tucura.
Subejecutados

Aparecen como los menos comprometidos para cerrar el año, y muchos de ellos podrían perder partidas para cubrir otros agujeros. Por caso, Desarrollo Social, durante la gestión de Daniel Arroyo usó el 46% de su crédito, pese a que por la crisis se incrementaron los niveles de pobreza y hasta hubo elecciones.

A ese ministerio, con la llegada de Baldomero Alvarez se sumó la subsecretaría de Adicciones y, pese a que el gobernador Scioli insiste en que la lucha contra la droga es su principal preocupación, es poco el dinero que destina para el trata-miento de los adictos. De hecho, el presupuesto para el área es veinte veces menor que el asignado para pauta publicitaria.

El monto para el área de Prevención y Asistencia de las Adicciones de Salud para 2009 es de 49.783.925. En los primeros seis meses se utilizaron 26.913.955, por lo que quedan 22.869.970 hasta fin de año. De esa partida, se presupuestaron 20 millones de pesos para ser transferidos a centros de rehabilitación para enfermos. Entre enero y junio se enviaron casi 12 millones, por lo que quedan 8 disponibles hasta fin de año.
Es decir, el gobierno de la Provincia asignó apenas 12 millones de pesos en lo que va de 2009 para sustentar a los 189 Servicios Públicos y Gratuitos de Atención en Adicciones, 178 Centros Provinciales de Atención en Adicciones (CPA), a las 9 comunidades terapéuticas públicas y a las internaciones de los pacientes que son derivados a cualquiera de las 26 ONG que tienen convenios con la subsecretaría de Atención a las Adicciones. Trazando un promedio, el Ejecutivo envió en un semestre 29.850 pesos para cada una de las instituciones que, depende del caso, atienden entre 10 y 500 pacientes por mes.

En lo que respecta específicamente a la cartera sanitaria, el gasto en el primer semestre fue del 49%, pese a que debió afrontar inconvenientes extra, como el dengue y la gripe A (aunque el mayor impacto de ésta se vio en los meses de julio y agosto). Hay subejecución en Bienes de Uso y Bienes de Consumo, pero sobreejecución en Transferencias.

Jefatura de Gabinete sólo utilizó el 35% de su crédito, pero consumió en el primer semestre de 2009 dos tercios de su partida para Gastos de Personal. Indefectiblemente deberá recurrir a los demás ítems de gastos (casi todos subejecutados) para complementar la partida de salarios.

Economía, en tanto, usó el 45% de lo estipulado, y también hay sobreafectación para Personal (53%). En Trabajo pasa algo similar, con un gasto semestral total del 45% y un uso de la partida para Personal del 54%.

La secretaría General consumió casi el 50% del crédito, pero más del 59% de los destinados a salarios. Por otro lado, el ministerio de la Producción sólo ejecutó en seis meses el 28% de su crédito, pese a tener también un defasaje negativo en la cuenta sueldos.

Constituye otra paradoja el hecho de que el Gobernador destaque la necesidad de “estar en obra pública permanente”, cuando Infraestructura utilizó solamente el 23% del dinero disponible. Como casi todos los demás, el área tiene sobreejecutada la cuenta sueldos, pero subejecutada las otras. Al 30 de junio, el gasto en obras fue del 19%, quedando el 81% para la segunda parte del año (más de 810 millones de pesos). Si se suman todos los organismos descentralizados que reportan al ministerio, el presupuesto total de Obra Pública es de 1.900 millones.

A junio se ejecutaron 615 millones, y para septiembre se estará en los 1.046, según se informó en la cartera, donde estiman que para fin de año habrán gastado un 70% de lo proyectado.

No obstante el dinero sobrante, por la ley de Responsabilidad Financiera, las parti-das para obras no pueden ser redireccionadas a otros gastos, por lo que quedan para el próximo presupuesto.

Otras cajas subejecutadas y que sí suelen salir en auxilio de los desfasajes financieros del gobierno son las de los descentralizados Loterías e IPS.Por su parte, las secretarías de Turismo y Deportes también se encuentran subejecutadas, pero en ambos casos los gastos se incrementan siempre en el segundo semestre, sobre todo en Deportes, con los Juegos.

Entre el déficit seguro de algunos, más el ahorro forzado de otros, la Provincia intentará recurrir lo menos posible a ayuda ex-terna, pero no por ello dejará de depender hasta el último día del año de los recursos nacionales, a veces retaceados por insólitos caprichos. Por eso, muchos creen que es el momento de plantarse para lograr más recursos.
Clima Villalonga